La salud mental no es un juego ni una ofensa: Minsalud

Nubia Bautista, subdirectora de Enfermedades No Transmisibles, entregó recomendaciones para no usarla como ataque ni violencia.

La salud mental no es un juego ni una ofensa: Minsalud

Frases como “usted es como bipolar”, “ese parece loco” o “parece de cristal” se escuchan con regularidad en las conversaciones entre personas; sin embargo, pueden afectar a quienes en realidad sí están diagnosticados con algún tipo de trastorno o afectación en su salud mental.

Por esto, y con el ánimo de continuar desmitificando la salud mental en Colombia, el Ministerio de Salud y Protección Social, presenta una serie de recomendaciones para que, entre todos, conversemos sobre la importancia de cuidarla y evitar generar estigmas con lo que decimos. Nubia Bautista, subdirectora de Enfermedades No Transmisibles del Ministerio, indicó que “la pandemia nos ha mostrado, con mayor relevancia, la importancia de proteger nuestra salud mental y ha puesto el tema sobre la mesa, por eso debemos, entre todos, procurar por generar entornos que también la protejan, así como nos cuidamos de otras enfermedades que nos puedan afectar”.

 

Por ello, el Minsalud da a conocer estos 13 mensajes que podemos poner en práctica, para tener entornos que busquen el cuidado de la salud mental de los amigos, compañeros de trabajo o familiares, teniendo en cuenta que “los trastornos mentales son condiciones que caracterizan a algunas personas, pero no las definen”, destacó Bautista.

 

 Estos son los 13 mensajes: 1. Reflexione. Nadie está exento de presentar un trastorno mental a lo largo del curso de su vida. 2. Reflexione. ¿Uso términos como “la bipolar”, “el depresivo”, “el alcohólico” “la suicida”, “el autista”, sin conocer lo que significan y sin pensar en lo que puedan sentir los demás? 3.

Evite utilizar inadecuadamente, las denominaciones de los trastornos mentales en conversaciones cotidianas para hacer referencia a cambios emocionales naturales que presentamos todos los seres humanos; más aún, evite hacer esto si la intensión es violentar a otras personas.

  1. Tener emociones intensas como tristeza, alegría, ira, decepción, angustia y desolación, en determinadas circunstancias, no supone necesariamente tener un trastorno.
  2. Aunque a veces nos parezcan inofensivas, es importante sacar de nuestras conversaciones, los adagios populares y las palabras despectivas asociadas a la enfermedad mental. Tenga en cuenta que, usar los términos “loco”, “loca” o “locura”, hace que las personas con trastornos mentales se les dificulte comunicar lo que sienten o necesitan.

En muchas situaciones esto pasa por temor a encontrarse con personas que no entiendan lo que sucede y los rechacen, estigmaticen o discrimines.

  1. Sea empático. Llame a las personas por sus nombres y no se refiera ellas por las enfermedades que presentan.
  2. No se burle de nadie por ninguna razón, mucho menos por su situación de salud. En la actualidad es común escuchar comentarios que ridiculizan a las personas y algunos de estos hacen referencia los trastornos mentales y, por ende, a las personas que los presentan.
  3. Usar palabras o hacer comentarios inadecuados asociados a los trastornos mentales, aumenta la discriminación social y los sentimientos de vergüenza de las personas que los presentan, favoreciendo con ello, el aislamiento, la exposición a violencias, la reducción del diagnóstico, la no adherencia al tratamiento, el deterioro físico y mental e incluso la muerte.
  4. Indague sobre qué términos son adecuados para referirse a las personas con trastornos mentales, antes de dirigirse a ellas.
  5. Para apoyar a una persona con trastorno mental, tómese el tiempo para escuchar a la persona que lo necesite, sin presionarla para hablar; solamente hágale saber que no está sola. Valide los sentimientos sin juzgar.