¿Hay deterioro en comportamiento de pagos en el país?

Cinco puntos clave para que las empresas actúen de manera protegida ante un panorama económico incierto. 

¿Hay deterioro en comportamiento de pagos en el país?

Cesce, aseguradora especializada en las áreas de Crédito y Cumplimiento, y que apoya a los negocios con soluciones inteligentes para la gestión del crédito, señala la importancia de tomar en serio el riesgo de impago en las facturas empresariales, como un indicador fundamental para entender el comportamiento que tendrá el negocio en los próximos meses. 

Para Manuel Arévalo, Presidente & CEO de Cesce en Colombia, “Durante los dos últimos años la economía del país estaba ‘anestesiada’ producto de los subsidios, créditos y diferentes apoyos que desde el gobierno y las entidades financieras se ofrecieron a las empresas para protegerlas del impacto que produjo la pandemia del Covid-19 en su operatividad. Hoy, la realidad es muy diferente, sin esos beneficios y con las tasas de interés en continuo ascenso, las compañías presentan dificultades en su flujo de caja, lo que desencadena el incumplimiento en las deudas y facturas por pagar”.

Según datos de Fasecolda[1], en el país más del 80% de las transacciones entre empresas se realizan a crédito, escenario que plantea un riesgo real cuando aumenta el índice de facturas a pagar en las organizaciones.

Ante esta incertidumbre, Cesce, compañía experta en seguros de crédito, presenta los siguientes puntos claves para que el sector empresarial pueda actuar de manera protegida y continuar con su actividad económica:

  1. Conocer el nuevo contexto: Luego de un periodo en el que las empresas contaron con diferentes beneficios por parte de las autoridades, la economía nacional pasa por un momento en que se está despertando a la realidad del mercado y que se ve influenciada por retadoras realidades geopolíticas, financieras y productivas. 
  • 2. Conocer a los clientes: Los empresarios tienen la creencia de suponer que conocen realmente a sus clientes y que éstos nunca van a dejar de cumplir con sus obligaciones, lo cual no es necesariamente así.

“Cesce, con su seguro de crédito, hace un seguimiento los 365 días del año al comportamiento de la cartera de sus clientes asegurados, lo que significa monitorear a más de 24.000 empresas. Esto permite identificar las alertas en tiempo real, para actuar eficientemente en cada uno de estos escenarios”, analiza Manuel Arévalo.

  1. Falsa sensación de seguridad: A pesar de los niveles de riesgo que vive el país, ciertas empresas ven el seguro de crédito como una herramienta financiera costosa, pero cuando una compañía compromete su cartera porque sus clientes no le están pagando, la capacidad operativa y lo posibilidad de mantenerse activos en el mercado queda seriamente limitada.  
  2. Cartera morosa: El incremento de la morosidad es un aspecto al que se le debe prestar atención. Según datos de Fasecolda, las primas de seguro de crédito al mes de agosto alcanzaron los $115.809 miles de millones de pesos, un 42% más que en el mismo periodo de 2021.

“Nos hemos percatado de un deterioro en el comportamiento de pagos, que es bastante notorio en el tercer trimestre del año, con avisos y alertas de falta de pago que se están duplicando comparativamente con lo observado en los primeros tres meses de 2022”, explica Arévalo.

  1. Efecto en cadena: La cartera morosa impacta a todo el sistema industrial y productivo nacional, tanto las pequeñas y medianas empresas como las grandes corporaciones, sin discriminar el vertical al que pertenezcan, se resienten cuando las facturas se dejan de pagar afectando los flujos de caja y se evidencia en mayor medida en sectores conformados por múltiples actores: minoristas, mayoristas, proveedores de materias primas, cadena de suministros y la red de distribución.   

“La región pasa por un momento de incertidumbre y volatilidad, donde la frecuencia de riesgos producidos por impagos continuará su curva ascendente, este comportamiento debe generar las alertas necesarias para que las organizaciones estén protegidas de cara a las cuentas por pagar por parte de sus clientes, pero no en un par de meses cuando el escenario sea crítico y resulte inviable, sino que ahora mismo. La economía nacional busca reactivarse y para las compañías contar con opciones de seguro de crédito, es el respaldo que necesita para crecer, crear nuevas oportunidades y cumplir con los objetivos de país”, concluye el vocero de Cesce en Colombia.

El seguro de crédito protege a las empresas ante el impago de las facturas que suscriben con sus clientes. Cesce se encarga de la gestión de recuperación de la cartera y si no lo consigue, se indemniza hasta con el 93% del valor de la deuda, siendo la compañía con el mayor nivel de aprobación de cupos en el país, con mayor cobertura y menor tiempo de indemnización. Las empresas que toman este seguro obtienen una mejor calificación al momento de solicitar financiación con un banco, lo que ofrece una mayor capacidad al momento de crecer y hacer negocios.