Demandarán a Villavicencio por inundación en Vanguardia

Por causar un daño a la propiedad privada y lesionar el patrimonio de los ciudadanos, los habitantes de la vereda Vanguardia demandarán al municipio.

Demandarán a Villavicencio por inundación en Vanguardia

Especial Periódico Llano SIE7EDÍAS

Luego de la inundación que sufrió la Vereda Vanguardia y los sectores de Manaure y La Aurora, el pasado 20 de mayo, tras el desbordamiento del río Guatiquía, que dejó cerca de 1.200 damnificados y daños incalculables en las viviendas de un centenar de familias que residen en este sector de la ciudad, la comunidad de esta zona demandará al municipio de Villavicencio por omisión y daño en propiedad privada.

 Así lo dio a conocer el abogado Édgar Ardila, quien explicó que se va a demandar al municipio por la vía de lo contencioso administrativo, bajo la figura de ‘acción de reparación directa’, que se da cuando por una omisión o negligencia de quien gobierna una entidad territorial, -en este caso el municipio- se causa un daño a la propiedad privada o se lesiona el patrimonio de los ciudadanos.

“En la emergencia que se presentó en la vereda Vanguardia, el alcalde de Villavicencio, Felipe Harman, omitió todas las alertas que le hizo la comunidad sobre la emergencia que se podía presentar en esta zona de la ciudad sino se le hacía mantenimiento al dique perimetral de esta vereda, sector Manaure, el cual presentaba posibles riesgos de colapso debido a las fuertes lluvias que aumentaban el cauce del río Guatiquía”, lo que es una clara omisión como representante del municipio explicó el abogado Édgar Ardila, quien señaló que no solo hubo descuido y negligencia en esta situación sino en la ejecución del contrato 2757 que se tenía firmado desde el año 2019 para realizar intervención en la zona, el cual no fue ejecutado por la actual administración.

“Esto se constituye en una omisión directa por parte del representante del municipio. Por eso, se bus[1]ca que el municipio resarza el daño y la omisión que cometió su representante”, explicó Édgar Ardila.

Pero no solo se utilizará la figura de ‘acción de reparación directa’ en las demandas que se enfilan contra el municipio, también se utilizará la figura denominada ‘llamamiento en garantía’, que busca que el Alcalde como persona natural responda económicamente en caso de que el municipio sea condenado. “Si el municipio paga, y el Alcalde no le devuelve ese dinero al municipio, quedará inhabilitado políticamente para ejercer cargos públicos, para ser elegido y para ser contrata[1]do por el Estado”, indicó el abogado Ardila.

 Así mismo, Ardila explicó que las demandas que se presentarán en los próximos días contra el municipio de Villavicencio serán individuales y no colectivas, ya que los daños en las viviendas de los residentes de la vereda Vanguardia y los sectores de Manaure y La Aurora no son iguales, puesto que unas infraestructuras sufrieron más daños que otras. “Hay que cuantificar ese daño a través de un avalúo, que será realizado por la lonja de propiedad en Villavicencio.

Ese es un elemento muy importante. A esto se sumarán todas las pruebas documentales que existen, para demostrar que el dañó sí existió”, detalló Édgar Ardila.

El abogado explicó, además, que teniendo en cuenta la desvalorización que han tenido los terrenos de esta zona de la ciudad, tras la emergencia invernal, las demandas se interpondrán sobre el avalúo comercial que haga la lonja inmobiliaria Villavicencio, sobre los daños económicas que se causaron.

“Si un inmueble vale 2 mil millones de pesos y sufrió una afectación total, es por el valor del inmueble, no por el avaluó catastral que se pedirá reparación”, indicó Ardila. El municipio podría recibir entre 70 o 100 demandas por esta situación, que podrían sumar unos 30 mil millones de pesos, que es lo que tendría que pagar Villavicencio en caso de que sea condenado.

Frente a esta millonaria cifra, el abogado Ardila indicó que el municipio está en capacidad de responder eco[1]nómicamente en caso de ser condenado, ya que las posibilidades de que se pierda una de estas demandas que se interpondrán contra el municipio son mínimas.

El Aeropuerto Vanguardia también podría demandar al municipio por las afectaciones que sufrió en el marco de la emergencia invernal, indicó el abogado Ardila En el caso de los habitantes de la ronda del río Guatiquía, que también tuvieron pérdidas económicas incalculables, no podrían demandar al municipio porque no cuentan con un título de propiedad y, además, son conscientes del riesgo que corren al vivir en la ronda de un río.

Estas demandas podría durar unos dos años en obtener un fallo, periodo en el que ya no estaría como alcalde Felipe Harman. Sin embargo, si el municipio es condenado por estos hechos tendría que pagar así Harman no funja como alcalde de la ciudad. Y como en las mismas demandas que se piensan interponer contra el municipio en los próximos días se demandará al alcalde de Villavicencio, si este se declara insolvente económicamente, ya no podría participar en un escenario político, ni contratar con el Estado, hasta tanto no le pague al municipio lo que ordene un Juzga

do, explicó Édgar Ardila. Por último, el abogado Ardila invitó a los damnificados de esta zona de la ciudad a demandar por la acción de reparación directa, para que les devuelvan algo del daño económico y patrimonial que les causó a sus finanzas esta emergencia invernal, y con eso resarcir en algo la difícil situación que hoy están viviendo muchas familias de esta zona de Villavicencio.

Predios devaluados

El pasado 20 de mayo, las familias de la vereda Vanguardia y los sectores de Manaure y La Aurora no solo perdieron sus enseres, también sus terrenos, en los que han invertido tiempo, trabajo y dinero por años, ya que tras la inundación el precio de sus propiedades quedó por el piso.

 De acuerdo con Alfonso Santiago Agudelo, presidente de la Lonja Inmobiliaria de Villavicencio y especialista en derecho urbano, todos los predios que están ubicados en la vereda Vanguardia y que sufrieron con la ola invernal de la semana pasada , van a tener una devaluación, ya que los daños en su infraestructura y en sus suelos fueron muy significativos.

“En estos momentos es un riesgo su edificación y la zozobra de que el río Guatiquía se vuelva a desbordar hace que la inversión en este sector sea casi nula, por lo tanto el valor de sus terrenos también lo será”, aseguró el presidente de la Lonja Inmobiliaria de Villavicencio.

“Otra característica muy importante que debemos resaltar es que el valor de los suelos urbanos y suburbanos, dependen estrictamente de lo que se pueda construir encima de ellos y eso, en un futuro cercano solo dependerá de la inversión del gobierno en el dique o Jarillón del río Guatiquía”, indicó Alfonso Santiago .

 Así las cosas, el directivo dijo que: “Difícilmente los residentes de estas zonas de la ciudad podrán evitar la devaluación de sus inmuebles, ya que ello dependerá de la recuperación de la confianza inversionista en el sector, y esto solo ocurrirá cuando se realice una inversión importante en el reforzamiento del dique del río Guatiquía, que garantice a sus habitantes e inversionistas, una seguridad real de que esta amenaza, no volverá a ocurrir y que su inversión estará segura”.

Con respecto a si se debe bajar el cobro del impuesto predial en esta zona de la ciudad Alfonso Indicó: “El cobro del impuesto predial actualmente oscila entre el 4 y el 7 por mil en la ciudad de Villavicencio y depende exclusivamente del avalúo catastral de los inmuebles. Pero, así como existen las actualizaciones catastrales cuando los predios mejoran en sus características constructivas y espaciales, se debe actualizar también cuando por fenómenos, como los de la naturaleza, estos pierden significativamente su valor ”.

Y agregó: “El principio de solidaridad constituye una característica esencial del estado social de derecho que impone al poder público una serie de deberes fundamentales para el logro de una verdadera armonización de los derechos, por esta razón el gremio inmobiliario considera y está convencido que en el sector de Vanguardia se debe hacer una actualización catastral la cual refleje el valor de los inmuebles en las condiciones actuales”.