Colapsó la red hospitalaria en Meta

Los hospitales con déficit en materia de oxígeno son Acacías, Puerto López, Castilla la Nueva, Cumaral y Puerto Gaitán, con gran número de pacientes.

Colapsó la red hospitalaria en Meta

La situación en las clínicas y hospitales del Meta es crítica. Este martes, el Centro Regulador de Urgencias y Emergencias (Crue) informó que la ocupación general de las UCI en el Meta llegó al 99 por ciento. Es decir, de 142 camas destinadas para atender a pacientes con Covid-19 en el departamento, 142 permanecen ocupadas. Y, de 80 camas destinadas para atender a pacientes que sufren de otras patologías (enfermedades) diferentes al Covid-19, 78 están en uso.

En el caso de Villavicencio, la situación también es preocupante. La ocupación general de UCI en centros médicos de la ciudad llegó este martes al 99 por ciento. De acuerdo con el Crue, de 119 camas destinadas para atender a pacientes con Covid-19, 119 están en uso. Y, de 72 camas destinadas para atender a pacientes con otras patologías, 70 permanecen ocupadas.  

Le puede interesar: Iniciará fase de construcción de Malla Vial del Meta

A la crítica situación que se vive en las UCI de los centros médicos del Meta, hay que sumar la angustia que padecen en este momento un centenar de familias de todos los rincones de la media Colombia, que esperan en las salas de urgencia de los hospitales y clínicas del departamento una cama de cuidado crítico para sus seres queridos, ya que no hay una sola disponible.

De acuerdo con la Secretaría de Salud del Meta, entre 30 y 40 pacientes diarios esperan por una cama UCI en los centros médicos del departamento, y muchos de ellos se encuentran entubados en los servicios de urgencias, ya que ante la falta de una cama de cuidado crítico, los médicos no pueden hacer más por ellos, solo esperar a que evolucionen y salgan del estado crítico en el que se encuentran,  o que por el contrario, pierdan la batalla contra el Covidd-19 y le cedan la cama en los servicios de urgencia a otro paciente.

Aunque esto no es un alivio para las familias y tampoco para los médicos, anestesiólogos, enfermeras  y demás personal médico que trabaja 24/7 y pelea la batalla con la muerte a diario, pues ya no dan abasto con la cantidad de pacientes que ingresan a clínicas y hospitales, porque están cansados, desesperados, tristes y, a su vez,  frustrados de no poder hacer aquello que prometieron al graduarse como médicos: salvar vidas.

Y es que, la batalla ha sido dura, pues desde el mes de abril la ocupación de las UCI en el Meta y su capital Villavicencio no ha descendido del 80 por ciento, lo que ha hecho más difícil el proceso para salvar vidas. Además, en el mes de mayo, según lo reportado por la Secretaría de Salud de Villavicencio,  se registró el mayor número de contagios por Covid-19 en la ciudad, desde que se notificó el primer paciente con la infección en la capital del Meta en marzo del 2020: 7.056 casos.

Lea: Karen Garay, la joven desaparecida en Mesetas

Según epidemiólogos de la ciudad, desde mayo la velocidad de transmisión del virus de la Covid-19  ha sido más alta que en otros momentos y esto ha hecho  que aumente la mortalidad y la demanda de camas hospitalarias y de unidades de cuidados intensivos.

Esta situación, sumada incremento de las interacciones sociales que se han dado en las movilizaciones realizadas en el marco del Paro Nacional, la Semana Santa y los últimos  puentes festivos, han permitido que la velocidad de transmisión del virus  se mantenga bastante alta.

La afectación ha sido tal, que el número de fallecidos aumentó  en el departamento. Según cifras de la Secretaría de Salud departamental, todos los días están falleciendo entre 12 y 18 personas y los contagios son cerca de 700 por día.

 Los municipios que tienen el mayor número de decesos, después de Villavicencio, son Acacías, San Martín, San Carlos de Guaroa y Granada, que tienen un comportamiento alto en el tema de transmisión del virus y complicaciones.

Y, los hospitales que tienen déficit en materia de oxígeno son Acacías, Puerto López, Castilla la Nueva, Cumaral y Puerto Gaitán, que manejan un gran número de pacientes hospitalizados.

Ante este panorama tan crítico, Giovanni Beltrán Knorr, secretario de Salud  del Meta, hizo un llamado de atención a los pobladores del Meta.

“El panorama en el Departamento es muy preocupante porque los contagios han aumentado significativamente y la mortalidad va en aumento; da tristeza lo que está pasando, porque todo esto se había podido evitar”, dijo que el funcionario, quien agregó, “las personas siguen en la calle, en discotecas, en farras, en eventos masivos y las personas siguen falleciendo en los hospitales y en los centros de atención”.

Agregó que la única forma de parar esta situación es tomando medidas, y por es recalcó que el Ministerio de Salud sacó unas resoluciones para que los Alcaldes tomen las acciones del caso.

“No pueden los bares y discotecas funcionar con todas estas mortalidades y seguir tranquilamente, como si nada estuviera pasando, eso preocupante. Todos los días están falleciendo entre 12 y 18 personas y hay cerca de 700 contagios por día, tomando como fuente las pruebas PCR y antígeno, pero no podemos desconocer que hay personas positivas no detectadas que están por la calle, es decir, que las cifras reales son mucho más altas”, expresó Beltrán Knorr.

De otro lado, el titular de la cartera de Salud del departamento anunció que en el Meta, a corte del 14 de junio, se han aplicado 213.052 vacunas contra el Covid-19, y que el objetivo es superar las seis mil personas diarias. 

Recordó, además, que los municipios de  Lejanías y Mesetas hacen parte del plan piloto con la vacuna de Janssen, con el que se busca llegar a la población mayor de 18 años con una sola dosis.  Además, precisó que las autoridades de salud en el departamento están a la espera de que el Ministerio apruebe cinco municipios más donde hay comunidad rural dispersa y población indígena.

 “Tenemos que cuidarnos al máximo, de manera responsable, evitando contagiar a la familia y amigos. Este pico ha sido el más grande, estamos en el peor momento de la pandemia en el Meta y Colombia y depende de nosotros, de nuestras decisiones, parar esta ola lo más pronto posible” expresó el secretario de Salud del Meta.