Avistamientos inesperados de fauna en Colombia por cuarentena del COVID-19

Los avistamientos de especies animales se da en los Parques Nacionales Naturales de Colombia. Hay casos inesperados.

Avistamientos inesperados de fauna en Colombia por cuarentena del COVID-19

En esta difícil temporada de aislamiento que vive la humanidad a causa del COVID-19, Parques Nacionales Naturales de Colombia reporta de manera positiva, el avistamiento en 14 de sus áreas protegidas ubicadas en el Caribe colombiano, de especies de fauna silvestre como osos hormigueros y perezosos; serpientes como coral, boa constrictor, ‘limpiacaminos’ o ‘bejuquilla’; aves como el paujil, colibrí, mirlas, guacamayas, gavilanes y pelícanos; venados, caimanes aguja, tortugas, ranas, entre otros.

Estos avistamientos se han registrado en diferentes sectores del Parque Nacional Natural Tayrona como Zaino, Cañaveral, Arrecifes, Gayraca y Castillete. Así mismo, el receso obligatorio ha permitido que no se explote de manera directa el recurso hídrico (agua) ante la ausencia de los visitantes, lo que se convierte en un beneficio para el área protegida y sus ecosistemas, teniendo en cuenta que febrero y marzo son meses muy secos para la región Caribe.

De otra parte, en el Santuario de Fauna y Flora Los Flamencos, ubicado en el corregimiento Camarones (La Guajira), se avistó un oso palmero (Myrmecophaga tridactyla) disfrutando del bosque seco del sector Laguna Grande del área protegida. Esta especie es considerada como ‘vulnerable’ en las listas rojas regionales y nacionales.

Mapaches o zorras mangleras (Procyon lotor) se han observado entre los patios de las casas y el bosque de manglares del Boca Cerrada (Sucre), comunidad costera ubicada en las zonas limítrofes y de influencia del Santuario de Fauna y Flora El Corchal “El Mono Hernández”. También se avistaron aves como chauna o chavarrí y monos cara blanca.

En el Santuario de Fauna Acandí, Playón y Playona se observó una tortuga Cana (Dermochelys coriacea) recorriendo las playas del municipio Acandí (Chocó), su hábitat natural donde desovan sus huevos y nacen sus neonatos.

La belleza paisajística de las áreas protegidas del Caribe también se ha apreciado a través de imágenes que permiten observar cómo descansan el mar, las playas, los arrecifes coralinos y las especies marinas. Allí es muy agradable apreciar las aguas cristalinas y las arenas limpias en varios sectores de los Parques Nacionales Naturales Corales del Rosario y de San Bernardo, Tayrona y Old Providence.