'Timochenko' y Presidente Iván Duque en la misma casa

De histórico se ha calificado la visita a la Casa de Nariño del ex guerrillero y ahora director del partido FARC.

'Timochenko' y Presidente Iván Duque en la misma casa

Noche histórica en la Casa de Nariño. Como nunca antes, por lo menos en los últimos 16 años, se sentaron alrededor de la misma mesa todos los actores de la política nacional. Amigos y enemigos, como nadie se imaginó verlos. Juntos. Álvaro Uribe nunca se sentó con un jefe de las Farc en sus ocho años de gobierno. Juan Manuel Santos se sentó con Timochenko, pero como Uribe era oposición, nunca se les iba a ver en la misma mesa.

Cuando Iván Duque era el candidato de Uribe, ninguno de sus partidarios se imaginaba verlo sentado con  Rodrigo Londoño Echeverry, ni siquiera en su nueva condición de jefe del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común. Mucho menos sus contradictores, quienes lo veían como el demonio que llegaría a la presidencia a hacer trizas el acuerdo de paz. En campaña nadie se imaginaba que el Duque presidente se sentara con Timochenko. Y menos que lo hiciera en el día 23 de lo que va de gobierno.

Timochenko llegó caminando por la puerta de visitantes, la de la Carrera octava. La primera vez que había entrado lo había hecho escoltado y al interior de una camioneta de vidrios oscuros, en los últimos días de Juan Manuel Santos en la presidencia. Esta vez se anunció como cualquier ciudadano, presentando la cédula ante el personal de seguridad, y acompañado por Carlos Antonio Losada, senador de la Farc. Concedió declaraciones a la prensa, le abrieron la puerta, y lo guiaron hasta el tercer piso donde los esperaban para dar inicio a la reunión.

Cuando llegó, lo saludaron y se oyó un “bienvenido a la Democracia”. Allí estaba un expresidente, César Gaviria, congresistas de todos los partidos políticos, incluido Gustavo Petro, el único senador que no tiene partido. Los promotores de la consulta anticorrupción. El fiscal Néstor Humberto Martínez, el procurador Fernando Carrillo, y el saliente contralor general Edgardo Maya Villazón ya estaban sentados.

El presidente Duque felicitó a Timochenko por haber dejado las armas. El presidente del partido Farc le agradeció por tenerlos en cuenta y abrirle las puertas a la reconciliación. El ambiente fue de cordialidad, aunque cuando habló Timo, algunos congresistas del Centro Democrático prefirieron escucharlo con la cabeza agachada. Seguramente, para ellos, era un sapo difícil de tragar. Más aún cuando se refirió a la lucha contra la corrupción. Ese fue el asunto que unió a todos en la misma mesa.  

ww.Semana.com

Fuente: https://bit.ly/2wmOqGj