!A cuidarse de los excesos el fin de año!

En estas fechas se suele comer en exceso y además mezclar alimentos debido a que se asiste a diversas actividades familiares, laborales y personales.

!A cuidarse de los excesos el fin de año!

Consumir porciones de alimentos adecuadas, evitar las mezclas de bebidas alcohólicas y no bajar la guardia con las medidas de bioseguridad contra el COVID-19, son recomendaciones para garantizar unas festividades decembrinas tranquilas, alejadas de los servicios de urgencias.

Con respecto al tema alimentario, el profesor Jhon Jairo Bejarano Roncancio, del Departamento de Nutrición Humana de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), señala que en estas fechas se suele comer en exceso y además mezclar alimentos debido a que se asiste a diversas actividades familiares, laborales y personales.

Explica que “cuando el sistema digestivo no está acostumbrado, dichas mezclas pueden provocar diarreas, dolores estomacales, cólicos, gases y reflujo que llevan a tener agrieras o la boca con sabor amargo. Todo ello termina impidiendo que haya buena calidad de sueño o que se puedan realizar actividades como el ejercicio o caminar”.

Por eso, el llamado es a medir bien las porciones y que aquellos alimentos que requieren congelación y refrigeración se mantengan en estas temperaturas o que sean consumidos lo más pronto posible.

Mantener cadenas de frío

El nutricionista – dietista Bejarano señala que los datos sanitarios indican que en diciembre y enero suele haber un incremento en los casos de enfermedades transmitidas por alimentos.

Explica que una de las causas principales es que no se siguen las indicaciones de las temperaturas que requieren ciertos alimentos tradicionales –como tamales, empanadas y pescados– para su consumo, especialmente en regiones del país con climas cálidos.

“También es importante recordar que algunas preparaciones (pollos rellenos, ensaladas, postres) deben mantener una cadena de frío de mínimo 4 oC. Además se debe evitar recalentar los alimentos varias veces, pues este tipo de cambios de temperatura promueve el crecimiento bacteriano”.

Se recomienda consumir alimentos frescos y en porciones pequeñas, lo cual, además de nutritivo, sirve para evitar el desperdicio de alimentos.

Cenas para todos, con todos los cuidados

El docente Bejarano destaca que estas recomendaciones son aún más importantes para las personas que llevan un régimen de alimentación específico por alguna condición de salud particular que requiere cuidarse de excesos de azúcar o sal. Para ellas se recomienda mucha hidratación antes y después de la comida, no solo para evitar comer de más en cada evento, sino también para evitar algunas alteraciones gastrointestinales.

Los platos que se consumen en época de fin de año suelen ser ricos en grasa, se sirven porciones abundantes y se mezclan con helados, pasteles, postres o bizcochos.

¡Cuidado con el alcohol adulterado!

Durante las festividades es común que las comidas se acompañan con algunas bebidas alcohólicas como vinos, cervezas o champán, entre otros.

Al respecto, el profesor William Quevedo Buitrago, del Departamento de Toxicología de la UNAL, hace un llamado a la prevención ante el posible consumo de alcohol adulterado.

Aclara que el etanol es el alcohol que podemos consumir, ya que este se transforma y metaboliza por el hígado para convertirlo en energía, mientras que el metanol (alcohol adulterado) es tóxico y peligroso, ya que se convierte en formaldehído.

“El metanol puede provocar lesiones de gravedad, e incluso, la muerte. Por eso no podemos bajar la guardia, pues en las festividades hay más riesgo de presencia de metanol por su consumo”, señala el experto.

Agrega que “algunas de las recomendaciones para sospechar que se trata de alcohol adulterado es examinar detalladamente la botella y si esta es diferente a la conocida, si la etiqueta está dañada, si no tienen un sellado adecuado, si el olor y sabor es diferente o si se encuentran residuos en su interior, así como su venta en lugares no autorizados o sospechosos o a un precio muy por debajo del acostumbrado.